jueves, 14 de noviembre de 2013

TEMPLO DE SHAMBALLA

       Ubicación: El Templo de Shamballa está ubicado en el ámbito etérico sobre el Desierto de Gobi (Mongolia).
     Jerarca: El Jerarca del Retiro es el Maestro Ascendido Señor Gautama (anteriormente lo era Sanat Kumara). Su pendón tiene un fondo dorado con el planeta Tierra en el centro, rodeado con los colores del Cuerpo Causal.
     Función primigenia de este Retiro: El templo sirve como residencia del Señor del Mundo. Los miembros de la Gran Hermandad Blanca y representantes de los reinos angélico y elemental regresan a Shamballa una vez al año, a ofrecer sus cosechas respectivas al Señor del Mundo. Allí experimentan un período de descanso, compartiendo y regocijándose con los frutos de su labor.
    Llama del Retiro: La Llama consiste de tres colores —azul, amarillo-dorado y rosa. La Llama Triple en Shamballa representa la ACCIÓN COHESIVA para la Tierra. Un diminuto hilo de esta Llama fue anclada eras atrás, en el corazón de cada ser humano. (La Llama Triple que se conserva en el Templo de la Libertad en Francia representa la acción Liberadora de la Llama, mediante la cual todo individuo puede liberar sus propias facultades y poderes Divinos).
    Apertura inicial: Este Retiro fue abierto por primera vez a la humanidad (a los chelas de "El Puente a la Libertad") el 15 de Noviembre de 1952.
Llave tonal: La llave tonal de este Retiro y de su Jerarca está contenida en la melodía de "Canción de la India" de la ópera Sadko de Nikolai Rimsky-Korsakov.

DESCRIPCIÓN DEL RETIRO
Shamballa fue construida como una copia de la Ciudad de Blanco [City of White] en el planeta Venus, la cual también es llamada Shamballa y es la ciudad principal allá. La ciudad de Blanco fue construida sobre la Isla Blanca, una isla precipitada en el Mar de Gobi, el cual es ahora un desierto.      Un bello puente de mármol tallado, incrustado con oro puro y con exquisitas figuras querúbicas, conectaba la Isla Blanca con la tierra firme sobre el mar zafiro.
El templo principal, construido para Sanat Kumara, fue erigido sobre el punto más alto de la ciudad. Tenía una cúpula dorada. Una avenida bordeada de árboles conducía a este templo.
Había allí escalones de mármol que conducían al templo, interrumpido por terrazas de hierba colocadas a intervalos de aproximadamente doce escalones. Estas terrazas estaban adornadas con flores de alegres colores y fuentes variopintas. La gran puerta del templo era de una altura tremenda. Su trabajo de filigrana dorada reflejaba el sol cual un espejo gigante. Un vaso de oro permanecía al lado de esta puerta. El templo principal propiamente dicho, así como también el resto de la ciudad, fue construido utilizando mármol blanco, de allí que se le llamara "Isla Blanca" y "Ciudad de Blanco".
El templo para Sanat Kumara lucía muy similar al Taj Mahal de los tiempos modernos. Es todo blanco, de varios cientos de metros de longitud, con un techo arqueado. El altar está a más de 7 metros de altura. Del techo abovedado sobre el altar está suspendida la estrella de Sanat Kumara. La gran Llama Triple está enfocada sobre el altar, al cual se llega por escalones de mármol en varias filas, de manera que la Llama propiamente dicha está a unos buenos 7 metros por encima del nivel ocular del público. La cámara en su totalidad está adornada con múltiples flores.
Además del templo principal, hay un templo por cada uno de los Siete Rayos, cada templo con su color particular. Los templos son blancos principalmente, con cúpulas y espirales. Se yerguen a lo largo de una bella y ancha avenida, delineada con árboles y bordeada con flores. Hay terrazas, bellas fuentes de llama y una piscina.
Durante algún periodo de tiempo, la estructura física del Templo de Shamballa fue destruida. La Shamballa que ahora conocemos es una réplica de la estructura original y está ubicada en el ámbito etérico sobre el Desierto de Gobi.

Un Maestro afirmó: "Restos del puente que llevaba a la "Isla Blanca" toda vía pueden encontrarse en las variables arenas del Desierto de Gobi." El desierto se formó como resultado de una acción cataclísmica, en cuyo momento el Mar de Gobi fue cambiado a desierto. Cuando los edificios físicos de Shamballa fueron destruidos, una contraparte etérica de Shamballa fue creada encima de aquélla.
Shamballa significa "hacer sagrado" La repetición del nombre "Shamballa" siete veces con reverencia —sea audiblemente o en silencio— rápidamente elevará la acción vibratoria de los chelas diligentes, así como también reanimará las memorias etéricas de visitas allá en el pasado.

SERVICIO ACTUAL DE SHAMBALLA
Los miembros de la Gran Hermandad Blanca regresan a Shamballa una vez al año y ofrecen su cosecha al Señor del Mundo. Experimentan un período de descanso, al tiempo que comparten y se regocijan con los frutos de su labor.
Hay enormes casas de invitados, en las que a cada miembro de la Hermandad se le asigna una habitación permanente. Todos se reúnen en la Gran Cámara, socializando con amigos, comparando notas acerca de su trabajo, hablando acerca de Sus chelas respectivos (cada quien muy orgulloso de los suyos), etc., todos contribuyendo al regocijo de sus conciencias combinadas a la festiva ocasión. Hay discursos, risa y canto. Los Seres Ascendidos no perdieron su sentido y capacidad de disfrutar al ascender. Más bien, se ha expandido en proporción de mil.
     En Shamballa, los miembros de la Gran Hermandad Blanca discurren sobre su servicio del pasado año. Traen sus cosechas respectivas ante el Señor del Mundo, y esa cosecha determinará la cantidad de servicio que habrá de prestarse durante los próximos doce meses. Lo que los miembros han hecho con la energía que se les dio, lo que hicieron con las oportunidades ofrecidas, lo que hicieron con la conciencia y capacidades que tuvieron a disposición, serán los factores determinantes para la asignación para el próximo año. Esta asignación tendrá lugar en la reunión en el Retiro del Tetón.
Los tres reinos traen su cosecha, la cual es la esencia de la energía utilizada en les empeños de servicio impersonal durante el año en cuestión. La Hueste Angélica es la primera en traer su cosecha. Ellos tienen su ceremonia el Día del Arcángel Miguel, 29 de Septiembre. Los elementales tienen su ceremonia en la segunda mitad de Octubre. La Gran Hermandad Blanca y los estudiantes (en sus cuerpos internos) tienen su ceremonia de cosecha en la segunda mitad de Noviembre. Los Maestros presentan un informe de todo lo que han hecho, de todo lo que Sus chelas han hecho, y de todo lo que los Retiros han logrado. Ellos también reciben energía renovada, fuerza renovada, vitalidad renovada de naturaleza espiritual de parte del amado Señor del Mundo en persona, la cual llevarán consigo y la cual conforma un gran momentum de energía para el próximo ciclo de 12 meses.
      Después de recibir la cosecha combinada, la totalidad de la manifestación cooperativa de servicio será acopiada y llevada al Retiro de las Montañas Rocosas, donde permanecerá hasta ser presentado a los Señores del Karma como prueba de la eficacia de compartir la conciencia iluminada con corrientes de vida no-ascendidas.
GRATITUD, UNA VIRTUD DIVINA
El Festín de Acción de Gracias [Thanksgiving] es una actividad que ha sido celebrada por la Hueste Ascendida durante aeones de tiempo. Cuando Estados Unidos por primera vez reconoció la Acción de Gracias, los próceres meramente se sintonizaron con este Día Cósmico. Es significativo que Estados Unidos es la única nación en la Tierra hoy que celebra este santo servicio, cuando la vida vierte gratitud por todo lo que se ha dado.
La temporada santa —desde Thanksgiving hasta Año Nuevo— es un envío Divino a la Jerarquía, ya que la humanidad en su mayoría está desplegando buena voluntad, y los resentimientos y rebelión ante las cosas Divinas se mantienen a la distancia.
La Gratitud es una Virtud Divina, expresada a través del Señor Chamuel y la amada Caridad y Sus Legiones de ángeles de Amor. Cuando el individuo realmente aprende a SENTIR gratitud por las bendiciones recibidas, inevitablemente esa gratitud comienza a elevarse hacia la Fuente (v.g.Dios) que le ha dado su mismísima vida. La Gratitud es en verdad la puerta abierta a los mayores beneficios provenientes de Dios, Sus mensajeros y la humanidad. ABRE LA PUERTA PARA QUE BENDICIONES AÚN MAYORES TENGAN LUGAR EN LA EXPERIENCIA DEL INDIVIDUO.
Dios no es ningún mendigo. La pobreza no es sinónimo de espiritualidad. Dios, la Magna Presencia "YO SOY", creó los cuerpos de la humanidad, y está constantemente suministrándole al hombre energía e inteligencia. La Presencia es igualmente capaz de suministrar el cuerpo físico, en tanto el estudiante invoque PRIMERO a su Presencia "YO SOY" por todo, ANTES de acudir a canales externos para su suministro.
Un sincero sentimiento de gratitud emitido en silencio —o audiblemente expresado cuando así lo permiten las condiciones— cosecha mayores empeños de parte del receptor del sentimiento amoroso de gratitud así expresado. Así, de acuerdo con la experiencia humana, la gratitud es la "llave mágica" que puede ser utilizada con ventaja en el desarrollo del Potencial Divino de cada hombre. No confundamos adulación (que es insincera) con la gratitud honesta por empeños realizados para aligerar la carga de individuos, familias, naciones y el planeta entero.
Saint Germain dijo: "La gratitud por las pequeñas bendiciones de la vida diaria acopia un momentum que le da al alma una perspectiva más amplia con respecto a los innumerables dones y regalos que están siendo constantemente vertidos para su beneficio personal" La vida debería ser una constante "Oración de Acción de Gracias" No deberías ser únicamente un día del año en el que la humanidad le dé una rápida mirada a los beneficios a su alrededor, sino que a diario su corazón debería hincharse con sincera gratitud... ¡sólo por ser!
La gratitud por bendiciones recibidas y gratitud hacia el Regalo de Vida de Dios constituyen sentimientos armoniosos que mantienen abierta la puerta de par en par para que la suprema vertida de Dios entre a la experiencia del individuo. Es por eso que cada día debería ser un Día de Acción de Gracias [Thanksgiving].
El Espíritu de Shamballa abre sus brazos a todos, y espera la venida de quienes aman a la vida lo suficiente para desear ayudar a liberar la Tierra y su gente.
ACTIVIDAD DURANTE EL SERVICIO DE TRANSMISIÓN DE LA LLAMA
Antes del Servicio de Transmisión de la Llama, los constructores de la forma crearon un anfiteatro, duplicando —en diseño arquitectónico y color— la belleza de Shamballa.

Los Maestros mantuvieron la Llama expandida concentrada en Asia oriental hasta Corea por espacio de un minuto, antes de comenzar su viaje alrededor del planeta. A medida que el Rayo proveniente de esta gran Llama era recibido en cada santuario que esperaba, una Llama Triple surgía, asumiendo la apariencia de un gran capullo de tulipán, el cual mantenía al santuario y a todos los presentes en el mismo, en Su presencia Cósmica. El Maestro presidente dirigió entonces el rayo al próximo Retiro o santuario, y la misma actividad tuvo lugar allí. La Llama siguió un curso concentrado, creando sus Rayos iridiscentes exquisitas flores de llama doquiera que los estudiantes o Maestros estaban presentes, y luego regresaba a Shamballa.

LA HISTORIA DE SHAMBALLA
A continuación les presentamos una breve reseña del Retiro de Shamballa.
Una vez que los "rezagados" fueron traídos a la Tierra, la humanidad comenzó en su tendencia descendente. La "neblina local" (Génesis 2:6) causada por los "rezagados", se convirtió en un velo total, generado cuando la mayor parte de los seres humanos se sintonizó con pensamientos-forma de energía mal calificada, y comenzaron a producir algunos por cuenta propia. Esta tendencia descendente continuó hasta que la Tierra llegó a un punto tan bajo que se convirtió en un incumbencia de la Jerarquía de su galaxia.
La Ley Cósmica exige que cada planeta lleve cierta cantidad de luz (v.g. energía calificada armoniosa y constructivamente) como condición para mantener su sitio en un sistema solar. Esta Luz está compuesta de la energía constructivamente calificada de sus habitantes. Aproximadamente dos y medio millones de años atrás, durante la Era Lemuriana, la Tierra dejó de cumplir con esta condición.
Helios y Vesta fueron citados por un Concejo Cósmico. En dicho Concejo estaban presentes representantes de la galaxia a la que la Tierra pertenece, así como también representantes de otras galaxias. La conferencia fue presidida por Alfa y Omega, quienes son los responsables por nuestra galaxia.
Después de considerar todos los factores pertinentes, se presentó una propuesta para descartar a la Tierra como una experiencia inútil. Como parte de este plan, la Tierra habría de ser descolgada de su eje, de esa manera disolviéndola. Esto hubiera entrañado el fin de la oportunidad para toda vida de utilizar la Tierra como vehículo de auto-expresión y crecimiento.
Sanat Kumara, un Ser Ascendido del planeta Venus —y uno de sus regentes— preguntó entonces que si un Ser Ascendido con la Luz suficiente (v.g. energía constructivamente calificada) escogiera permanecer en la atmósfera de la Tierra y ofrecer Su Luz como un balance por la cuota lumínica que escaseaba en la Tierra, la Tierra sería salvada. Este ser habría de permanecer en la Tierra hasta encontrarse un sucesor digno y la Tierra volviera a emitir la Luz suficiente.
El Arcángel Rafael estuvo de acuerdo y pidió voluntarios. Sanat Kumara indicó que El podría estar interesado, siempre y cuando Su llama gemela Venus (la otra Co-Regente del planeta Venus) consintiera. Venus subsecuentemente estuvo de acuerdo, liberando a Sanat Kumara para proceder con Su misión.
Después de regresar a Su estrella-hogar, Venus, Sanat Kumara 89 anunció a Su pueblo la oferta que había hecho. Inspirado por su ejemplo de amor altruista, treinta sacerdotes de Venus se ofrecieron a precederle y preparar un sitio para él. Imprimieron en sus memorias la Ciudad de Shamballa en Venus, la cual habría de servir como modelo para el hogar de Sanat Kumara en la Tierra. Luego, se despidieron de sus familias, de sus hogares y de sus planetas, y comparecieron ante los Señores del Karma de la Tierra. Este gran Concejo aceptó con gran gratitud la oferta de los voluntarios.
A estos sacerdotes no se les otorgaron privilegios especiales de ningún tipo. Quedaron ceñidos a las leyes de La Tierra —incluyendo la rueda de nacimiento y muerte— y le tocaba a cada cual comprender que tenía que compartir el destino de Sanat Kumara; a saber, que nadie podría ser liberado hasta que llegara el momento en que la propia Luz de la Tierra fuera lo suficiente para saldar la exigencia de la Ley Cósmica. No se les otorgó el privilegio de la conciencia consecutiva, y tuvieron que someterse a las "Bandas de Olvido," un acto de misericordia que se aplica a todas las corrientes no-ascendidas de la Tierra.
Por consiguiente, todo lo que quedó de la memoria de Venus fue la impresión, en sus cuerpos etéricos, de la imagen de Shamballa, tal cual ésta existía en Venus, o los "soplos" de sus corazones. No habría Maestro alguno que les mostrara el camino en la Tierra, y ninguna otra asistencia habría de prestárseles.
Cuando los sacerdotes despertaron en cuerpos de bebés, lucían igual que cualquier otro individuo en la Tierra en aquel entonces. Nacieron en distintos países; algunos lo hicieron en Norteamérica.
Una vez que alcanzaron el estado adulto, los anteriores de Venus siguieron los "soplos" de sus corazones y se prepararon para la construcción de Shamballa. Sólo tenían una cosa en común: una memoria interna de una ciudad deslumbrante. Ellos cruzaron varios grandes océanos y continentes. Algunos de los anteriores sacerdotes finalmente se reunieron en tierra firme, cerca del Mar de Gobi, un gran cuerpo de agua en lo que hoy es el Desierto de Gobi. Muchos habían pasado por viajes agotadores, pero un deseo ardiente les iluminaba el camino, y les permitió recordar su propósito lo suficiente como para encontrar a sus hermanos peregrinos.
Después de llegar a las costas del Mar de Gobi (que ahora es un desierto), los más fuertes entre ellos trajeron adelante una visión de su propósito, la cual fue confirmada por los corazones de los demás. Así fue como comenzó la preparación para lo que hoy se conoce como "la construcción de Shamballa."
En el Mar de Gobi había una isla con exótico follaje verde, sobre la cual se decidió construir Shamballa. Esta isla más adelante fue bautizada como la "Isla Blanca".
Atraídos por los vínculos de interés común en una causa, la próxima tarea de los treinta voluntarios fue la de encontrar el material con el cual habría de construirse Shamballa; y por la labor de sus propias manos, diseñaron y construyeron con mármol y piedra, la visión que habían mantenido en sus mentes. Las condiciones eran similares a las que se encuentran hoy en día. No se le dio ninguna asistencia especial a estos individuos. Había un velo, y no había idas ni venidas de seres angélicos visibles.
Desde todas partes del mundo ellos trajeron las tremendas piezas de mármol y de diversas otras piedras que conformaron los magnos edificios. En su mayoría, utilizaron los más bellos mármoles y otros materiales que la Tierra podía ofrecer. Algunos entre ellos que eran poderosos en el uso de la magnetización, ayudaron a muchos a erigir algunas de estas piedras, las cuales pesaban en el orden de toneladas.
Shamballa no fue construida toda de una vez. La construcción era a menudo interrumpida por hordas destructivas que bajaban de las colinas, mataban a los constructores y destruían lo que éstos habían construido. Tan pronto como sus cuerpos físicos eran desconectados de sus cuerpos etéricos (v.g. almas), ellos solicitaban de nuevo ser rápidamente provistos con la oportunidad de encarnar nuevamente. Estas solicitudes siempre fueron honradas. Intrépidamente, durante 900 años continuaron los constructores de Shamballa en su servicio de amor, despejando los escombros y comenzando de nuevo, a veces hasta teniendo que volver a construir las mismísimas fundaciones de los templos.
Trabajando contra el tiempo, llegó el día en que la ciudad estuvo terminada. Sanat Kumara, acompañado por tres otros Kumaras de Venus, entro a Su residencia. Felices y agradecidos estaban los constructores, quienes han soportado el esfuerzo de 900 años para completar a Shamballa, un sitio tan magnífico que nunca jamás la semejanza del mismo ha sido igualada en ningún momento en la Tierra. Ellos se arrodillaron en acción de gracias y aplicación ante Dios y Sanat Kumara, conformando así un registro etérico.
La Llama de Acción de Gracias ha emanado rítmicamente desde el día en que los treinta seres se arrodillaron ante la venida de su Señor, y ha ido aumentando en poder a medida que cada corriente de vida se haya hecho consciente de los beneficios que se han vertido a través de dicha Llama, en la mayoría de los casos sin reconocimiento durante siglos. Miles de años después, los peregrinos que llegaron a Estados Unidos se sintonizaron con este registro, estableciendo el Día de Acción de Gracias [Thanksgiving Day]
Tan pronto hubo llegado a Shamballa, Sanat Kumara atrajo la inmortal Llama Triple de Dios. La concentración de esa Llama nunca antes se había conocido en la Tierra, ya que representaba la acción vibratoria de Venus. Un diminuto hilo de esta Llama fue anclado en el corazón de cada una de los 10 millardos de corrientes de vida que pertenecían a las evoluciones de la Tierra, tanto encarnadas como desencarnadas. Así, la crisis fue superada y se salvó la Tierra.
A los estudiantes en los 1950s se les dijo que Sanat Kumara había llevado a cabo misiones similares antes, regresando victorioso a casa cada vez. En la Biblia, a Sanat Kumara se le llama "El Anciano de los Días" (Daniel 7:9).
CONFORMACIÓN DE LA GRAN HERMANDAD BLANCA
Acto seguido, era menester encontrar los medios y maneras mediante los cuales los hijos naturales de la Tierra —y sus comprometidos espíritus guardianes— pudieran ser despertados a su propia responsabilidad. De ellos se requería que crearan un aura de Luz para su planeta a fin de satisfacer a la Ley Cósmica, e igualmente permitirle a Sanat Kumara regresar a su estrella-hogar. Sanat Kumara se preparó para esto fundando la Gran Hermandad Blanca, un grupo interno unido de Seres Ascendidos. El servicio de esta orden espiritual era enseñar la Ley Cósmica a los estudiantes interesados, y eventualmente atraerlos a la Hermandad. De esta manera, ellos estarían preparados para asumir en algún momento futuro, responsabilidades y posiciones ocupadas en aquel entonces por voluntarios de otros planetas.
La Gran Hermandad Blanca consiste de Seres Ascendidos, todos los cuales son especialistas en alguna línea en particular de servicio espiritual y empeño. Su meta es la de liberar tanto a la Tierra como a sus evoluciones. Los miembros de la Gran Hermandad Blanca viven sólo para servir a Dios.
Después de que llegó Sanat Kumara, un sacerdote de la Orden de Zarathustra devolvió a la humanidad el conocimiento del fuego físico.
Antes de la venida de Sanat Kumara, hubo eras en las que sólo tres personas mantenían la conexión entre la Tierra y el Ámbito Divino. De hecho, en una ocasión hubo tan sólo una persona. Esa conexión mantuvo a la Tierra en órbita.
Sanat Kumara permaneció en Shamballa hasta 1956, cuando estuvo en capacidad de regresar a Venus por cuenta de los esfuerzos de estudiantes de "El Puente a la Libertad." Esos estudiantes, principalmente a través del Servicio de Transmisión de la Llama y aplicaciones voluntarias adicionales de la Ley, incrementaron la cuota lumínica de la Tierra mediante la calificación constructiva de la energía. De esta manera, ellos crearon las condiciones necesarias para el retorno de Sanat Kumara.
Después de la partida de Sanat Kumara, el Señor Gautama asumió el cargo de Señor del Mundo. Sin embargo, Sanat Kumara todavía mantiene una conexión con la Tierra, al asumir el cargo de Regente. Como tal, Él regresa frecuentemente a Shamballa a servir a este planeta. Esta mismísima actividad crea una tremenda afinidad entre la Tierra y Venus, ya que cada vez que Sanat Kumara regresa a casa, parte de la radiación de la Tierra va con Él; y cuando regresa, trae consigo la radiación de Venus. De esta manera, tenemos un entretejido y mezcla de la acción vibratoria de los dos planetas.
¡Permanezcamos por siempre agradecidos y recordemos el servicio de Sanat Kumara, uno de los más grandes amigos que la Tierra haya conocido jamás!
NOTA DE WERNER SCHROEDER: Según los dictados, la transición de Sanat Kumara y de quienes lo acompañaron a Venus se llevó a cabo en una bella carroza confeccionada con sustancia etérica, creada mediante el proceso visualizador de chelas no-ascendidos que estaban conscientes de que esta transición habría de tener lugar en un período específico de tiempo. En 1988, Roger Ancona (miembro del grupo interno original de "El Puente a la Libertad") me mostró el patrón de esta carroza hecho con cartón.
           Los seres que gobiernan la Ley Cósmica de nuestra galaxia le ordenaron a Sanat Kumara regresar a su planeta-hogar, Venus, para 1972 a más tardar. Mediante la cooperación del cuerpo estudiantil de "El Puente a la Libertad", a Sanat Kumara se le permitió abandonar la Tierra en Enero de 1956. El lábaro del Señor Gautama ahora ondea sobre Shamballa, reemplazando el de Sanat Kumara, que había estado allí desde Su venida a la Tierra.
En vista de que el Señor Gautama es ahora el Señor del Mundo, la llave tonal del Retiro es la "Canción de la India" Antes, la llave tonal del Retiro era el "Caprice Vienois" de Kreisler, que es la llave tonal de Sanat Kumara.

Tomado del libro recopilado por Werner Schroeder "Templos y Retiros de la Gran Hermandad Blanca" Serapis Bey Editores S.A.

Seguidores

Archivo del blog