miércoles, 19 de diciembre de 2012

Cómo otorga las Dispensaciones la Junta Kármica


         Pallas Atenea, Diosa de la Libertad y Miembro de la Junta Kármica, nos dice:
            Sepan ustedes que lo que realmente decide una dispensación, hasta a favor del Señor del Mundo, es la cantidad de energías voluntarias que, según lo pueda demostrar, serán ofrecidas para fomentar Su causa entre la gente que ¡Él está esforzándose por servir! No importa lo muy magnífico que sea el plan; no importa lo muy bello que sea el diseño; no importa con qué pensamiento se hayan entretejido éstos, con las energías de los diversos Retiros, sus Jerarcas y la Hermandad reunida; el Patrón que ayudará a la Raza, la Ley Cósmica Impersonal, es tal que la energía voluntariamente contribuida por los miembros de la Raza debe ser demostrada antes que Nosotros podamos acordar el otorgamiento de dispensaciones y permisos.
            Todo aquí y de aquí en adelante requiere la inversión de energía. Cuanto más avanza uno en el sendero de luz, tanto más inapreciable es el don de energía y el don de vida, y Nosotros, que escuchamos la súplica de un Ser Cósmico, conocemos cada palabra santa y santificada que pasa por Sus labios, y no podemos aprisionar a esas magníficas energías en el mundo de las apariencias físicas, lo cual pasaría si fuéramos a aceptar Su solicitud sin que Él contara con corrientes de vida en la atmósfera inferior cuyas energías Él pudiera usar en vez de las suyas propias.
                 Cuanto más Alto está el Ser, tanto menos probable es que otorguemos una dispensación que requiera la condensación y aprisionamiento de Sus energías (las cuales pueden ser utilizadas a niveles Cósmicos), a menos que haya embudos a través de los cuales pueda Él dirigir su patrón y plan divino, y que esos embudos de conciencia receptiva a dicho plan usen sus propias energías; y más que eso: Que estimulen el interés de otros a su alrededor para exteriorizar el plan.
                Así que cuando el Amado Señor del Mundo presenta Su petición y las gloriosas sugerencias que vienen desde el corazón de Shamballa, el Tribunal Kármico mira a ver qué corriente de vida apoyará Su plan y será receptiva al mismo; y si el Señor del Mundo puede demostrarnos que hay una corriente de vida así, entonces Nosotros, en respuesta, le damos una dote de Nuestra Energía, la cual es igual en cantidad a la energía que ofrecen los discípulos voluntariamente al Tribunal.
                Por cada discípulo que da su energía para apadrinar una causa cósmica, Nosotros damos un equilibrio desde la Reserva Cósmica y lo duplicamos. Sin embargo, si el Maestro (ya sea el Señor del Mundo, cualquiera de los Chohanes u otro Ser Divino) no cuenta con un transformador reductor; si no cuenta con discípulos en el mundo de la forma que, al ser examinados, sean encontrados merecedores y capaces de exteriorizar el plan del Maestro, entonces le recomendamos al Maestro que en el próximo ciclo de 6 meses estimule y magnetice el interés de algunos discípulos, regresando después con dicho discípulo en el cuerpo interno.
                Entonces vuelve el Maestro a presentar el plan y dice: “He aquí un individuo que es capaz de ejecutar los detalles del plan. Yo le daré la idea semilla -se desarrollará su intuición- y él, trabajando en el mundo de la forma, podrá -les aseguro- reunir a otros a su alrededor y completar este diseño”. Si ese es el caso, entonces Nosotros miramos a los cuerpos internos del discípulo, lo examinamos bien y si encontramos que el Maestro va a contar con la asistencia, accedemos a su petición.
              Es una tarea muy difícil porque Nosotros, en nuestro ámbito Divino, ¡vemos la necesidad! ¡Vemos la condición en que está la Tierra, vemos el corto periodo de tiempo en el cual esta tremenda tarea ha de ser realizada! Naturalmente, cada plan que nos llega de la Hueste Ascendida es magnífico y, sin embargo, todo se determina por el entusiasmo y energía voluntaria que sea contribuida por ¡los seres no ascendidos! Cuando los Amados Maestros pueden contar con tan pocas unidades para exteriorizar Su Plan, siglo tras siglo, Nos vemos en la necesidad de negarles la oportunidad de realizarlo.
   Una de las cadenas más importantes, podrían ustedes decir, que atan nuestras manos es el karma masivo de la raza. A aquellos de ustedes que están interesados en conseguir dispensaciones, se les agradecería que trabajaran en la eliminación del karma masivo de la raza mediante el uso del Fuego Violeta.
      En lo que concierne a ustedes en el estado no ascendido,también son examinados cuando presentan sus peticiones, y la ambición de su petición es examinada a la luz de su propia capacidad de hacer algo para realizarla; y las energías de aplicación que ustedes harían o podrían hacer son consideradas. En esta línea se considera su registro pasado, y donde se encuentre alguna promesa de que si se les otorga la gracia, sus propias energías en las peticiones ayudarán a realizar dicha gracia, por lo menos se les da un permiso, un permiso parcial. Pero si las peticiones han sido escritas a la ligera, esperando que otra parte de la vida las vaya a realizar, no importa cuán magníficas sean, Nosotros no podemos acceder a ellas a menos que un Maestro Ascendido las adopte, las patrocine y las ofrezca como Suyas.

Seguidores