lunes, 30 de abril de 2012

CICLO VENIDERO / Amado Maestro Ascendido Saint Germain


         Durante el ciclo venidero de dos mil años la Tierra atravesará un período de actividad sin precedente en todos los campos de empeños físicos y espirituales, y a cada individuo dentro de su alcance se le dará la oportunidad –a la Luz de la nueva Enseñanza- de alcanzar su maestría cosechando así los frutos de sus esfuerzos a lo largo de muchos siglos de servicio encarnado en cada uno de los Rayos anteriores. A todo individuo que pertenece al planeta prescindiendo del Rayo al cual pertenezca, que hasta ahora no haya logrado su liberación espiritual, se le dará la oportunidad de reencarnar durante este Ciclo del Séptimo Rayo; será educado en términos verdaderamente espirituales y, a través de su conocimiento del Sagrado Fuego será capaz de consumir “la cizaña sembrada por el enemigo” (su propio ser) y, al mismo tiempo ofrecer una abundante cosecha a Su Señor.
              Por tanto, fácilmente podrá verse que los Siete Chohanes están vitalmente interesados en la cosecha de cada individuo bajo Su cuidado y que todos los Grandes Seres y Poderes de Luz que están relacionados de alguna manera con la evolución del planeta están uniendo Sus fuerzas bajo los auspicios de la Gran Hermandad Blanca en un Gran Empeño para liberar la Tierra y su gente de las fuerzas oscuras que han amenazado con envolverla. Ahora sólo estamos a la espera de la respuesta del hombre a este Llamado.
       El cierre de este Gran Anillo Cósmico adelantará la entrada de una Edad Dorada permanente, cuando los Dioses, los Ángeles y los Hombres caminarán juntos en paz y armonía, y la Tierra asumirá su lugar correcto entre las Estrellas triunfantes en el Firmamento de Dios. En verdad es tiempo en que está cerca la realización de la profecía:
“Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman” Corintios 2:9
... se manifestará ante todos los seres humanos.
 EL SÉPTIMO RAYO / Amado Maestro Ascendido Saint Germain. Serapis Bey Editores S.A.

martes, 17 de abril de 2012

CUESTIÓN DE DINERO / Amado Maestro Ascendido Saint Germain


A todos aquéllos de ustedes que necesiten ayuda financiera para su bienestar y comodidad, les digo lo siguiente: Mi gente querida, tu "Presencia” es la Casa-del-Tesoro del Universo. Descargará y traerá a tu uso todo lo que requieras. No cedas, te lo imploro, ante las apariencias sólo porque lo has hecho en el pasado. ¡Manténte firme e inexorable; sigue invocando a tu "Presencia" a la acción! Sigue llamando por tu suministro, y si necesitas dinero, di: "¡Magna Presencia YO SOY", necesito dinero! ¡Descárgalo a mis manos y uso a través del Poder del Amor Divino! Entonces, ponte en pie y sé receptiva a cualquier indicación que puedas recibir, ya que se te hará hacer lo que sea necesario para ayudar en su descarga.




viernes, 6 de abril de 2012

Jueves Santo / Amada María, Madre de Jesús

¡Qué bien recuerdo el Jueves Santo! Una vez que los discípu­los y el Maestro terminaron la “Última Cena” y partieron hacia Get­semaní, las otras mujeres y Yo vinimos y recogimos juntas el manto de lino que Yo había tejido y lo doblamos cuidadosamente, ¡sabien­do para mis adentros que en menos de un día ese manto cubriría el aún vital, radiante y hermoso cuerpo de Mi Hijo! 
Con cuidado en­volvimos “La Copa” en un paño y se la dimos a José de Arimatea para que la tuviera a salvo. Esa Copa viajaría lejos, y antes de que termine este fin de semana, les contaré sobre ese viaje. 
La tarde del Jueves Santo, después de haber arreglado el cuarto para que estuviera
en perfectas condiciones al entregárselo al propietario, me aboqué a la oración con toda la fuerza del sentimiento de Mi corazón, ya que al día siguiente enfrentaría la prueba más grande de Mi vida. 


No vamos a revivir los hechos de aquel día, ya que al final culminaron victoriosamente. 
Después de haberles entregado a María, a Marta y a aquellas que ungirían el cuerpo de Jesús, el incienso y la mirra cuidadosamen­te guardados (les recuerdo, desde el día en que nació Jesús en un establo muchos años atrás), 
Juan y Yo descendimos del monte hacia Betania. 
Nuevamente sostuve allí la vigilia con la ayuda del Amado Mahá Chohán. 
Estuve vigilante a lo largo de aquellos días en que el alma de Jesús, separada del cuerpo, 
atravesó los Planos Astral y Psíquico y se preparó para la gloria de Su Día de Resurrección.
"Memorias de la Amada María, Madre de Jesús". Serapis Bey Editores S.A.

Seguidores