lunes, 21 de mayo de 2012

SALUD Y SENTIMIENTOS / Amado Mahá Chohán



   Oh, sí, ya sé, debido a todo el momentum (acumulación de energía calificada de determinada manera) y a los hábitos adquiridos, la humanidad dice: "¿Cómo puedo dejar de criticar? ¿Cómo puedo detener esos sentimientos que quieren meterse en los asuntos de otra gente?" Bueno... ¡tiene que hacerse! Nadie constituye la excepción a la regla, porque es la Ley de su propia Vida. ¡Oh, considérenlo! Síganme la corriente por un momento y sientan esto profundamente. Todo lo que atrae la atención de ustedes (trátese de una persona, lugar, condición o cosa), todo lo que cause un sentimiento discordante en ustedes —y no importa que sea resentimiento, envidia, odio, crítica, condenación, enjuiciamiento o cualquier cualidad similar— lo estarán cargando su propio mundo emocional circundante. Y luego se preguntarán, "¿Qué rayos le pasa a mi salud?"
   Sólo hay una cosa que produce mala salud: ¡la discordia en los sentimientos! ¿Acaso no ven, Mis Amados, que si no hubiera discordia en los sentimientos, no habría nada en ustedes sobre lo cual la discordia del mundo exterior pudiera asirse y, así, afectarlos? Se trata únicamente de la Ley. En el momento en que algo puede alborotarlos... ¡eso sencillamente se ríe de ustedes! Dice: "¡Ajá, te tengo!" Y así será... por un tiempo. ¿Acaso no se dan cuenta, Mis Amados, de lo que diez, quince, veinte o treinta minutos de violenta discordia entraña en sus sentimientos? Puede que lo olviden en media hora, pero el efecto permanecerá. Y lo peor de todo es que el efecto seguirá activo durante mucho tiempo después de que lo hayan olvidado. Por tanto, la próxima vez que bajen la guardia, ese efecto seguirá haciendo su trabajo porque ustedes, su mismísima Vida, lo han puesto en movimiento.
   Que no venga nadie, ningún Estudiante del "YO SOY", a decirme que "yo no puedo controlar mis sentimientos." Si alguien les ofreciera diez mil dólares, ustedes podrían comportarse como angelitos por un rato, ¿no es cierto? Pues, ¡allí está la prueba! Estarían bien contentos por un rato, ¿verdad que sí? Me refiero aquí a gente que no tiene mucho dinero. Entonces, ¡miren al individuo que sí tiene! La misma actividad sutil se apodera de él en otro ángulo. Es que nadie es inmune a la discordia de la creación humana.

Amado Mahá Chohán / "Luz de los Maestros Ascendidos, volumen 1"

Seguidores