viernes, 15 de noviembre de 2013


SER UN HIJO DE SHAMBALLA 
por el Amado Arcángel Rafael
    Bien, Mis amados, ustedes son diligentes, son honestos, son sinceros y son desprendidos (eso piensan)... ¡pero todavía les toca aprender la gran auto-rendición que es la “contraseña” del Quinto Rayo en el cual Yo sirvo! El servicio de este Rayo requiere de todo hombre y mujer verdaderamente consagrado, el estado de “gracia escuchante” del cual tantas veces les ha hablado mi amada María, el discernimiento para poder apartar cuestiones importantes, aún hasta la puesta de manifiesto y presentación de la actividad del amado Morya, de ser necesario. ES NECESARIO QUE APRENDAN, AMADOS MÍOS, A ACEPTAR UNA DIFERENCIA EN SU PATRÓN DE DESPERTARSE, DORMIR, COMER Y VESTIRSE Y ESTAR SIEMPRE LISTOS, COMO LOS SERES ALTRUISTAS. Se les ha dicho que los Hijos de Shamballa no tienen dónde reposar sus cabezas (lo cual en realidad significa no tener un “sitio establecido” donde morar).
   Los Hijos de Shamballa son aquéllos que están tan libres emocionalmente de ligas familiares y obligaciones, tan libres mentalmente de los patrones concretos del diario vivir, tan libres etéricamente de resentimientos y rebeliones contra el cambio de un patrón, y tan libres físicamente mediante las disciplinas del ser físico, que los vehículos pueden responder alegremente y ser movidos de lugar a lugar según el Maestro pueda requerir de un vehículo físico como centro magnetizador con un momento de pre-aviso.
    Ahora bien, a lo largo de los siglos Nos la hemos habido con seres no-ascendidos que, primero que todo, tienen karma sin transmutar del pasado; segundo, tienen una gran cantidad de lógica y razonamiento, y tienen que pensar y reflexionar sobre la razón y eficacia de un "movimiento", hasta que el Momento Cósmico ha pasado y la gran corriente cósmica que Nos hemos esforzado por anclar a través de dicha persona, ya se fue a otra galaxia. Hemos tenido que habérnoslas con chelas diligentes y sinceros a cuyos cuerpos emocionales les gusta “lo mismo” y, amados Míos, al ustedes avanzar por el transcurso de los años, sus vehículos físicos se “establecen” en un patrón que es el resultado del uso de su energía (v.g. vida). Cuando se cambia ese patrón, el vehículo físico y el elemental del cuerpo no siempre responden... ¡si bien la Luz de sus corazones sí responde!
   Ahora tenemos por delante un plan cósmico. Los Arcángeles y las Arcangelinas, en verdad, pintan sobre un lienzo cósmico. Gracias a Dios que tenemos la oportunidad de ver cómo opera el Patrón Divino y designio del Plan Universal, y vemos, por ejemplo, que en el movimiento de un gran Cuerpo Solar por los cielos, durante un período de 24 ó 48 horas, puede haber una tremenda radiación desde este Cuerpo Solar que no pertenece a Helios, a Vesta, ni a este Universo. Vemos que esa bendición puede magnetizarse y ser hecha parte del proceso redentor de la Tierra SÓLO SI podemos alcanzar a tiempo a corrientes de vida no-ascendidas, a chelas conscientes. Luego, si ellos bajan sus lápices y plumas por un momento y toman esa energía, atrayéndola al interior de la atmósfera de la Tierra, ésta se convertirá, entonces, en parte permanente del planeta en sí.
Amado Arcángel Rafael. "Diario de "El Puente a la Libertad". Madre María" Serapis Bey Editores S.A.

Seguidores