martes, 15 de diciembre de 2015

PETICIONES
    Este es un mundo de causas y su efecto final. Actúa bajo la Ley del Círculo, llamada la Ley Cósmica. Si no fuera por la iniciativa, interés y sacrificio personal de Seres Inteligentes que han convertido en asunto Suyo el bienestar de la humanidad, la Ley Kármica actuaría con fuerza total, y no habría la posibilidad de trascender sus efectos o suavizar su latigazo. La administración del karma a individuos, naciones, y al propio planeta, está bajo la dirección de los Señores del Karma. Ellos son la Justicia encarnada, pero también la Misericordia y el Amor. Es parte de la herencia de cada corriente de vida, Ascendida y no-ascendida, usar la autoridad de su propia vida, e invocar la transmutación del mal y que se suavice la retribución Kármica, y solicitar la creación de nuevos centros causativos que traerán el bien a la raza humana en su totalidad.
     Los baremos con que se miden estas peticiones deben ser cuidadosamente equilibrados. Por un lado, se mide el bien potencial que dicha medida propuesta tendría en la evolución del alma, de la raza, o del planeta; y por otra parte, exactamente cuánta energía el Patrocinador puede ofrecer a la Junta Kármica como evidencia del apoyo voluntario a Su Causa tanto por parte de Seres Ascendidos como no-ascendidos.
   El procedimiento exacto a seguir por parte de un individuo, un Maestro, o un grupo de seres dedicados que vayan a apelar a los Señores del Karma para conseguir dispensaciones de Misericordia es el siguiente:
    El Maestro o audaz miembro de la raza recibe una inspiración Divina en la tranquilidad de su propia contemplación de Dios. Él la recuerda de nuevo, y examina su valor potencial como un medio de llevar a cabo el Plan Divino y de ensanchar las fronteras del Reino de Dios. Después desarrolla y madura esta idea en su mente, y la nutre con el Amor y la fortaleza de su propia naturaleza emocional. Si él es miembro de un Retiro, presentará, sin duda, su proposición a sus Hermanos, y será incorporada a la petición grupal del Retiro en el Gran Concilio. Si él está trabajando independientemente, puede preparar esta petición, y al entrar en los salones del Teton, dará su rollo de papel al Ser que esté a cargo de ponerlos en el gran Tablón de Anuncios que está situado por fuera de las Cámaras de Audiencia. Esto permite a muchas corrientes de vida familiarizarse con las propuestas a ser presentadas, y si ellas encuentran algún interés y mérito en alguna petición concreta, se les permite poner sus nombres sobre el pergamino, indicando así al Maestro que patrocina la petición que la corriente de vida que ha firmado está deseosa de apoyar la medida en el momento en que la Junta Kármica escuche la petición y pide que se le presenten individuos que respalden dicha propuesta, que proporcionen las energías que se requieran para llevarla a cabo, y que coopere, de acuerdo a lo mejor de las capacidades y poderes del individuo, en promover dicha causa para el bien mundial.
Amado Ángel Micah, uno de los Seres Angélicos 
que ha servido como Ángel de los Pliegos - o Guardián de los Pergaminos - en el Retiro del Royal Teton
     Al Retiro, o el Ser individual que patrocine dicha causa, se le asigna entonces una sala privada de reuniones, y allí son libres de recibir a los miembros de la raza humana y de la Hermandad que hayan mostrado interés en Su Plan Propuesto. Así, los Representantes de los Retiros del mundo, así como los Maestros individualmente, pasan los 15 primeros días de Su estancia en el Retiro del Teton reuniendo participantes para Su Causa.
Lord Mahá Chohán, 15 de julio de 1952

      Mucho antes de que la auténtica presentación de las peticiones  a la Junta Kármica tenga lugar, los Jerarcas de los Retiros, los Mensajeros de otros Sistemas, los Representantes del Reino Angélico y Elemental, así como muchos miembros de la humanidad no-ascendida (en sus cuerpos sutiles) son atraídos hacia este gran Foco. Siempre que es necesario, se les proporciona salas de reunión individuales, de las cuales hay muchas. El Pliego que estos invitados traen y que contiene sus peticiones e ideas es entonces registrado por el Ángel del Registro y aprobado o desaprobado, según las directrices de Sus Superiores. Hay siempre un bello Ángel situado en el cargo de recibir los Pliegos. Este Ángel de los Pliegos es elegido anualmente, como un honor a ese Ser por haber prestado algún servicio especial en el mundo de la forma. Así pues, este Puesto de servicio es permanente, pero el Ángel que recibe los pliegos no es siempre el mismo cada año.
     El Pliego, si es aprobado, se coloca entonces sobre un panel situado por fuera de la puerta de la Cámara de Reunión a la cual su autor ha sido asignado. Aquí puesta sobre la puerta de Su sala, Su petición está plena vista para que la examinen todos los visitantes del Retiro. Si su contenido despierta el interés de la inteligencia auto-consciente que la examina, a ésta se la invita al interior de esa Sala de Reunión, y el Jerarca que está allí (o Su Representante) le concede audiencia. Él gustosamente explica los detalles adicionales del Plan Divino. Después, dicho individuo (Ascendido o no) puede firmar el Pliego con su nombre, ofreciendo así sus energías desde el ámbito en el que él o ella reside, para ayudar a llevar a cabo el Plan Divino en el año entrante. Todos aquellos que firmen serán llamados por el Jerarca en el momento de la presentación de la Petición a la Junta Kármica y entonces él o ella tendrán que aceptar gustosamente la responsabilidad de ayudar a llevar a cabo este Plan.
     Durante esta época hay un período de discusión general de propuestas, y muchos individuos constructivos cuyas energías, talentos, regalos y poderes no podrían por sí solos dar la talla para manifestar plenamente los ambiciosos planes que él ha presentado para su aprobación, es tomado “bajo el ala” de algún Patrocinador (Ser Cósmico, Maestro Ascendido, o Ángel). Este Patrocinador, o bien incorpora el Plan del estudiante sincero al Suyo propio, o bien se ofrece a ayudar a ese estudiante a que lleve a cabo su propio plan. Es en su totalidad una iniciativa de libre albedrío.
Maestro Morya, diciembre de 1956

       Cuando la Junta Kármica oye las peticiones y sugerencias, éstas proceden en orden, empezando con el Señor del Mundo y la Hermandad de Shamballa, Lord Buddha y Su Grupo, el Instructor Mundial, el Mahá Chohán y la Hermandad de Ceilán, el Arcángel Miguel representando a la Hueste Angélica, Oromasis en representación del Reino Elemental, los Siete Chohanes empezando con Morya, los otros Representantes Ascendidos de los Retiros y Focos, y después los seres no-ascendidos tienen su turno.
Lord Lanto, 25 de junio de 1954

   A dicho peticionario o patrocinador se le requiere no sólo mostrar evidencia de cómo la inversión de más sustancia y energía que se necesiten para promover Su Plan beneficiará permanentemente a la raza, sino además presentar a los Señores del Karma energías voluntarias con las que contribuya la raza que se beneficiará, y que ayudará a Su Causa según sus capacidades y evolución.
     Cuando el Hermano o Hermana termina de presentar Su propuesta, el Portavoz de la Junta Kármica pregunta: “¿quién entre los seres humanos elegirá ayudarte si Nosotros te concedemos esta Petición?” El patrocinador o Hermano debe entonces confiar en la cooperación voluntaria de seres no-ascendidos. Pues la concesión no depende de la cooperación de los Libres-en-Dios, sino de cuántos seres no-ascendidos están deseosos de dar una parte de sus energías de manera impersonal para promover esta Causa en concreto.
   Es del mayor interés para la raza, para el Concilio, y para la Hermandad, tener tantos miembros de la raza humana presentes en sus cuerpos internos como sea posible, para que cada Plan, Petición y Dispensación solicitada por los Guardianes de la raza humana pueda ser respaldada por el apoyo voluntario de las gentes de la Tierra, que por supuesto serán los más beneficiados.
   Para enviar tu conciencia a las Reuniones del Consejo, es necesario que pienses en el Retiro antes de quedarte dormido, y dirigir tu atención hacia allí, porque tu cuerpo interno se moverá sobre el rayo de tu atención a estas reuniones. La atracción magnética del Concilio atrae a muchos individuos inconscientes, cuya naturaleza es constructiva, pero ellos están en un estado de sonambulismo y, aunque se beneficien por la Radiación y las Bendiciones, están incapacitados para participar activamente en la labor del Concilio para beneficiar a la raza.

    A los chelas se les da la oportunidad de presentar peticiones y, si ellos no tienen la capacidad de desarrollar completamente estos planes mediante sus propios esfuerzos, podrán ser patrocinadas por un Ser Ascendido.

"Ley de la Vida y Enseñanzas de Seres Divinos. Libro II". A.D.K. Luk Publicaciones. Traducido por Julia Escuder Miquel.

Seguidores