sábado, 5 de diciembre de 2015

Abriendo el Libro de Vida
por el Maestro Ascendido Serapis Bey
    Amados corazones de gran luz, es mi alegría hablaros en preparación del Concilio de Medio Año, que tanto significa para Mí como patrocinador vuestro; cuando debo estar a vuestro lado - individualmente - mientras se lee vuestro Libro de Vida y se valora el informe de vuestras oportunidades y de vuestro servicio, para que la mismísima gran Junta Kármica pueda juzgar mejor qué dispensaciones se pueden dar - según el balance del año - a otros miembros de la raza humana.
    Cuando se descargó el Fíat de que teníamos un breve período de veinte años durante el cual expandir la conciencia de amor y luz a través de toda la raza humana, fue mi alegría, privilegio y honor comunicar esa decisión a los Seres Crísticos de esta evolución, que actualmente  caminan sobre la Tierra de regreso a Casa.
   Recuerdo muy bien haberme dirigido a vosotros, y recuerdo cómo el Ser Crístico de cada uno pidió la oportunidad de asumir el mando de la personalidad externa y, a través de ésta, realizar el plan Divino, así como ayudar en expandir la comprensión de la vida a  través de las conciencias de todos los pueblos, en todas las naciones. Sin embargo, no se consideró acertado en ese momento dar una concesión a la evolución entera, porque no había preparados entre los hijos e hijas de Dios encarnados, suficientes corrientes de vida como para aportar equilibrio ante las corrientes de energía que se precipitarían desde las masas, una vez que la presión de su propia conciencia Crística despertara dentro de ellos esa voraz hambre y sed de lo correcto.
   Se me dio la oportunidad de seleccionar a aquellas corrientes de vida que habían hecho cierta preparación en el Cuerpo Causal y que habían atraído - encarnación tras encarnación y siglo tras siglo - en, a través y alrededor de ellos, un cierto momentum de la acción del Fuego Sagrado, y permitir que este grupo tuviera prioridad en el experimento. Os han contado cómo a dos mil se les dio la oportunidad en primer lugar, y que la respuesta de éstos fue lo bastante grande como para que la Ley Cósmica aumentara la concesión, en julio, a los doscientos mil. Sin embargo, a partir de ese momento no hemos encontrado el éxito y el entusiasmo dentro de la conciencia de los que han recibido la concesión... ¡Y aquí estamos, a apenas tres semanas antes del día en que debo presentarme ante la Junta Kármica, con menos de tres mil almas despertándose de su sueño!

 Estoy agradecido a cada uno de vosotros, porque vuestras corrientes de vida sí respondieron, y vuestros nombres está ya escritos en el Libro de la Vida como servidores en la causa del Gran Rey, pero para el número restante, os pido que ahora incorporéis vuestras energías en llamados diarios, para que no se nos encuentre deficientes.
     Ya el Gran Retiro de las Montañas Rocosas se está preparando para ser anfitrión de las gentes de la Tierra...
   Desde el mismísimo Sol Central, viene un Mensajero que se sentará con la Junta Kármica y la ayudará en su decisión así como en la concesión de aquellas Dispensaciones que Ellos perciban como beneficiosas para individuos, grupos, naciones, y el propio planeta.
     Es para ayudar - al menos a los doscientos mil - a llegar a la comprensión de que ellos no pueden mezclar con su propia conciencia el velo humano que los rodea, por lo que Yo vengo y os ruego que no contribuyáis ya más (consciente o inconscientemente) a crear este velo; que os aisléis  contra las fuerzas del mundo externo y sus asuntos, que causan la caída no sólo de los inocentes, sino también de las presencias guardianas que se ofrecieron voluntarias para salvarlos y preservarlos en el servicio a Dios.
    Entonces, cuando Yo esté ante los Señores del Karma, y cuando el gran Mahá Chohán me ofrezca el Libro de vuestra vida individual y Yo lo abra y lea en esas páginas eso que tú has escrito, y que es el registro del uso de tus energías de vida, podré ofrecerlo con orgullo y recibir de Ellos esas Dispensaciones adicionales que son vuestra liberación - porque la liberación que viene a través de la conexión con tu propia Divinidad es la satisfacción más feliz de tu vida.
     Con Mis propias manos, en este Concilio (del 30 de junio), repasaré los cuerpos y conciencia interna de cada uno de vosotros, espíritus dedicados, y disolveré por la presión de Mi amor, las creaciones de siglos; pero un esfuerzo individual auto-consciente debe hacerse desde dentro de tu propia Llama en el corazón, para que no vuelvas ni a aceptar ni a crear otra vez, un nuevo velo en tu vida diaria.
     Una vez estés fuera y permanezcas en la luz del Sol, y mires a la cara a tu Ser Divino, creo que el estímulo para tu alma y espíritu será suficiente para mantenerte libre de las sugestiones que podrían hacerte prisionero otra vez.
     Te pido, a medida que avanzas, que no tengas un sentimiento de tensión en tus logros, sino que puedas comprender que Yo permanezco como Padrino de tu vida. Yo he dado el bien de Mi Cuerpo Causal - el momentum de Mis siglos de vida - con la esperanza de que puedas mostrarte digno de este regalo de amor de la Junta Kármica; y no eres sólo tú, sino también Yo, quien debe ponerse en pie ante Ellos y rendir cuentas por esa vida. ¡Así pues, avancemos con felicidad, con alegría, con maestría y con paz!
(…) Es una cosa muy bonita saber que los Maestros están trabajando por un planeta y una nación, y es hermoso aceptar Nuestra Presencia en el Universo, pero ser parte de la actividad que actualmente ocupa las energías de los Maestros mientras esa actividad está en marcha, es como convertirte en diez mil hombres en tu eficacia y servicio a la Luz. (…)
     Te bendigo, y esperaré con anticipación abrir tu Libro de Vida en presencia de los Señores del Karma y leer las palabras que hayas escrito allí - sabiendo que has escrito bien.

    Julio de 1953. “Diario del Puente a la Liberación. Libro 1”

Seguidores