viernes, 3 de febrero de 2012

EL DESPERTAR DE LOS DIOSES / Amado MaháChohán


   La gente de pensamiento ortodoxo encuentra casi más allá de su poder de creer que los Seres Perfectos y Santos a quienes ellos han honrado y adorado durante siglos, escojan ahora romper el largo silencio impuesto sobre Ellos por un mundo incrédulo y HABLEN. ¿Por qué ocurre esto? Pues, porque la mismísima gente que ha creado los altares de adoración a los dioses, han creado —por medio de sus propios egos— a estos dioses en la forma y carácter que mejor se acomodaba a sus propósitos individuales. A lo largo de los siglos, han enseñado a la mente de la masa a hincar la rodilla ante estos representantes de la gracia. Se ha tornado altamente incómodo cuando los Dioses que ellos crearon para acomodarlos a sus propios designios, escogieron rasgar el velo y mostrarse como algo distinto a lo que se les ha representado que son. Ligeramente nos divierte percibir la REBELIÓN y la INCREDULIDAD que inundan las mentes de esta gente cuando sus objetos de adoración responden y, de una manera acorde a seres inteligentes y auto-conscientes, toman una parte activa en la amistad hasta-entonces unilateral que se eleva desde la octava humana a la Nuestra. Los seres humanos Nos recuerdan a individuos sentados afuera de la puerta de un gran castillo de piedra, alardeando acerca de su amistad con los señores de adentro, aunque nunca los han visto ni conversado con ellos. Entonces, cuando súbitamente el gran señor del castillo abre las puertas y sale cabalgando con su compañía, estos susodichos amigos y compañeros —que esperan afuera— huyen temerosos ante su presencia y niegan que el señor tenga realidad ni autoridad para hablar.
.   Resulta que los Dioses han escogido contestar las peticiones, las oraciones y las invocaciones elevadas por las mentes externas del hombre a lo largo de centurias. En la contestación a estos llamados por la Jerarquía Celestial, habrá gran confusión y mucho reajuste de la mente humana al encontrar que sus "Dioses" tienen una conciencia, una inteligencia y una individualidad que no está completamente al alcance del campo y patrón de su hechura; y cuando la puerta se abra de par en par, encontrarán que los poderes que han invocado no retrocederán sino que vendrán adelante con toda potencia para cumplir aquello por lo cual han sido invocados. ¡Sí, el despertar de la humanidad tiene que darse! Este despertar ya se ha dado en pequeño grado, a través de aquellos benditos que han creído en Nosotros y aceptado Nuestra Presencia —por lo que estamos eternamente agradecidos. PERO... vendrá el momento en que la manifestación física de estos Grandes Seres no dejará espacio para argumento alguno y, más aún, no dejará en pie estructura de hipocresía alguna sobre la cual pueda el edificio humano seguir sosteniéndose.
   Ustedes podrán ayudarnos doquiera que se presente la oportunidad, difundiendo el Evangelio (v.g. buena nueva) de que la Jerarquía Celestial, de hecho, existe. La convicción de Nuestra realidad dentro de sus propios sentimientos tendrá más peso que muchas palabras humanas desperdiciadas en discusiones. Ustedes podrán también asistirnos insistiendo, en sus llamados, en que los Seres Ascendidos vengan —¡y que vengan rápidamente! Pudiera ser que la invitación de uno, de hacerse con la suficiente persistencia, pueda traer la respuesta de los Dioses a muchos, para la iluminación de todos.
Boletines Privados de Thomas Printz. Serapis Bey Editores S.A.

Seguidores