miércoles, 12 de octubre de 2011

PREDICCIÓN DEL FUTURO

Los registros etéricos constituyen informes infalibles de las actividades del hombre al tiempo que continúa en su viaje en la forma. Leer esos registros, los cuales están impresos en los éteres sensibles [el ákasha] que componen su aura, y también anotados en su libro de vida individual, es leer la historia interna de lo que ha sido-tanto las omisiones cuanto las comisiones-y cuando se tiene la consciencia despierta, es una cosa fácil trazar los efectos futuros que emanarán de estas causas. Además de estos registros etéricos, hay también los registros flamígeros sostenidos en la Mente de Dios de lo que está por venir.
Estos dos juegos de registros son distintos y están separados, uno tratando de lo que ha sido-mediante el cual puede verse lo que habrá de venir, por cuena de causas perfectas o imperfectas establecidas en el pasado de un individuo-y el otro, con el Plan Divino, el cual está pre-ordenado y no tiene nada que ver con los registros etéricos, excepto que los Planes Superiores son ya sea ayudados u obstruidos por el velo humano que se erige entre ellos y la manifestación física.
Alrededor de cada corriente de vida, o sobre su ubicación, están los registros etéricos que conciernen a las experiencias de la vida a lo largo de centurias. Estos pueden ser revivificados para instrucción o para que la corriente de vida pueda consumirlos (si son de naturaleza destructiva). Cuando estos registros son completamente transmutados y purificados, el alma despierta vé que el Plan Divino o la Causa Cósmica están también presentes alrededor del individuo y encima de su ubicación. De manera que cuando un Maestro intenta predecir eventos, tiene que tomar en cuenta varias cosas: primero, el Plan Divino que tiene que ser manifestado; segundo, el registro etérico de la corriente de vida, el cual producirá efectos en pro o en contra del Plan; y finalmente, el libre albedrío humano, el cual siempre está estableciendo nuevas causas para ya sea asistir o interferir con el cumplimiento del Plan de Dios.
Verán, por consiguiente, que PROFETIZAR EVENTOS CONCERNIENTES A LA PERSONALIDAD ES UNA IMPOSIBILIDAD ­excepto que el Maestro puede establecer cual será el resultado último del viaje de la corriente de vida, ya que el Plan Divino está pre-ordenado para cumplirse tarde o temprano, y el hombre sensato, al aprender en qué consiste Plan Divino, tratará de realizarlo temprano.
Amado MAHÁ-CHOHÁN. "Boletines Privados de Thomas Printz"

Seguidores