lunes, 27 de abril de 2015

      El enderezamiento del Eje de la Tierra
  Amado El Morya, 3 de julio de 1958. Flourtown, PA.
El Puente a la Liberación. Enero de 1959.
Libro 4, página 321
Hacia el 15 de septiembre, salvo por cualquier otro bloqueo en las conciencias de los chelas u obstrucciones en la naturaleza elemental, el  Eje de la Tierra está destinado a ser enderezado; alabanzas y gratitud a la amada Magnus y al amado Polaris, y toda alabanza y gratitud a vosotros por vuestra ayuda. Gracias, por favor sentaos.
     Yo sabía, aún antes de decirlo, que habría una sensación de alivio y liberación en todos vosotros. Recordemos, también, que estamos tratando con una humanidad y un reino de la naturaleza muy impredecibles. Si todo va bien, y pido a Dios por el bien de los chelas que así sea, el 15 de septiembre será nuestro día. Estamos trabajando para ese fin y sé que vosotros, que sois los miembros prácticos de la asamblea aquí congregada, estáis trabajando con Nosotros. (*)
   (*)Nota del  editor (Werner Schroeder):

Debido a las causas señaladas por el Maestro como posibles, el enderezamiento del Eje de la Tierra no tuvo lugar el 15 de septiembre de 1958, ni en ninguna fecha posterior. Así pues, las bendiciones que este acontecimiento mundial habría traído  la humanidad se han atrasado durante algún tiempo. Si hubiera tenido lugar, todos lo hubieran sabido, puesto que será acompañado por muchas señales, una de las cuales será que las personas, colectivamente, se volverán hacia la Luz).
   ¿Qué traerá este cambio en el Eje? No debería asustar a nadie. Que vosotros, que regresáis a vuestros grupos, llevéis la Palabra - o la porción de la Palabra que recordéis. Decid a vuestra gente que no teman, y que el Gran Dios que hizo a todos y a cada uno, cuidará de todos en el perfecto lugar Divino de cada uno. No hay necesidad de éxodos masivos, no hay necesidad de huir de una magnífica experiencia de Dios. ¡Algún día, cada uno estará en pie, cada uno solo con Dios! Dondequiera que él o ella estén, ese lugar puede ser un lugar de seguridad, protección, paz y abundancia, o puede ser un lugar de arenas movedizas.     
   Ocúpate tú de ti mismo, para que haya un Peñón de Gibraltar bajo tus pies, y que las muchas manos que están extendidas en tu dirección tengan sitio, si fuera necesario, de estar a salvo sobre tu roca de cualquier tormenta que pueda sobrevenir. Seamos intrépidos, amados, y sólo podemos serlo cuando tenemos fe absoluta en la Luz de Dios y en la bondad de Dios, que siempre manifiesta perfección cuando se le da la oportunidad de actuar.
¡Permitidme daros Mi fe en la bondad de Dios para que actúe a través vuestro, AHORA! Para Mí no hay ayer: sólo el AHORA y el brillante mañana, construido sobre las actividades del hoy. 


Seguidores

Archivo del blog