viernes, 27 de enero de 2012

Crear refugios para ángeles / Amado Mahá Chohán


Amados Mios:
Los hombres y mujeres santos, cuyos motivos fueron puros y quienes aspiraron a través de los sentimientos de sus propios corazones a la unión con la divinidad, han sido siempre descri­tos como ayudados por los Seres Que­rúbicos y Angélicos, quienes vertieron los dones y radiación de Sus Presencias dentro del alma del aspirante, trayendo esa alimentación espiritual y mitigan­do la sed del corazón por los más altos ámbitos hacia los cuales aspiraban. To­dos han visto, estoy seguro, la imagen de Santa Cecilia, cuya música -se ha dicho- verdaderamente ha atraído no sólo el reconocimiento sino la compla­cencia de la hueste An­gélica. 
         

MINISTRADORES CE­LESTIALES   

En los ámbitos infe­riores que componen la atmósfera de la Tierra, hay muchos miembros de la Hueste Angélica, de la Guardia Seráfica y Querúbica, que volun­tariamente han entra­do a este ámbito invisi­ble de pensamiento y sentimiento, y ministran mediante radiación a la Llama del cora­zón tanto de almas encarnadas cuanto desencarnadas. Estos Seres Celestiales siempre le dan la bienvenida al aura y radiación de corrientes de vida cuya Lla­ma del corazón esta aspirando hacia una mayor expresión de unicidad con Dios, y a una mayor expansión del Reino de Dios, aunque la mente externa está al­gunas veces inconsciente  de los medios y maneras por los cuales tal resultado puede lograrse.                                                                                                                                                                              
 JARDINES ENCANTADOS       
La Era de Liberación entrante traerá un tremendo acercamiento entre espíri­tus sensibles de la Tierra y la Hueste An­gélica, que trabajarán tomados de la mano y con franqueza en el estable­cimiento de la manera de Dios sobre la Tierra. Hasta entonces, mientras los Espíritus Celestiales son exiliados tem­porales de los Ámbitos de Paz y Armo­nía, la creación y sostenimiento de una atmósfera en la cual Ellos puedan encon­trar descanso y paz, es un gran servicio que todavía no han comprendido los via­jeros en el sendero. En los hogares físi­cos y jardines de la gente, podrían apar­tarse secciones donde todo pudiera estar orientado a la Presencia y Santuario de la Hueste Angélica -- y esos lugares serían tan enormemente cargados con Sus Presencias y Gratitud, que cualquier ser humano que entrara a ellos, experi­mentaría el éxtasis del Reino del Cielo -- el cual es la radiación del Ángel.                                                              En el Oriente, en el sur de Francia y en las tierras de los páramos escoceses, hay algunos viejos jardines y lugares solitarios de la Naturaleza que, hace muchas centurias, fueron dedicados por almas puras al Reino Angélico, y las personas sensibles pueden sentir instantáneamente estas radiacio­nes. En el futuro, lugares como estos serán centros naturales de sanación. Cualquier corriente de vida puede dedicar un lugar así, y tomar, luego, la responsabilidad de atraer y enfocar allí el Amor del Reino Angélico, para prestar un servicio a estos exiliados por Amor.                        
                                                                            
  SITIO DE DESCANSO     
En los grandes Montes Himalayas hay si­tios de descanso para los viajeros, don­de pueden descansar y protegerse de las fuerzas de los Elementos, así como tam­bién aprovechar la oportunidad de re­cuperar fuerzas para su viaje espiritual. De la misma manera, estos Focos para el Reino Angélico deben ser establecidos, precediendo Su entrada y su estadía en las octavas inferiores de la Tierra. Ellos aman las flores, los perfumes naturales, los lugares iluminados y aireados, la mú­sica y - por supuesto - principalmente la PAZ.                    
Veamos ahora que harán con esta su­gerencia.
Bendiciones y Amor, EL MAHÁCHOHÁN  /
  Boletines Privados de Thomas Printz, Volumen 2. Serapis Bey Editores S.A.

Seguidores

Archivo del blog